El gadget más iDiota

Por mucho la manerá más estúpida de gastar quinientos dólares

Admito que si bien tengo una afinidad por la tecnología, no me considero un gadget freak en el sentido estricto del término. Y en particular la tecnología relacionada con la telefonía no es lo mío: escuchar poblanos fresas hablar por celulares en medio de una película (Cinépolis de Angolóplis, dónde más) en mis años mozos de universitario me dejaron traumado de por vida. Tardé varios años hasta que fui forzado a comprar un celular, y fue más por necesidad que por voluntad. Hasta apenas tres años me molesté en comprar uno con mp3. Y hace seis meses aumenté de categoría a un smartphone.

Y no, no fue un iPhone. Dios me libre. No existe palabra aún en el diccionario para describir mi odio hacia el iPhone, por no decir todo lo relacionado a Apple. Odio a Apple. Odio sus estúpidos comerciales minimalistas con hipsters pretensiosos que se sienten cagados por dios solo por tener su estúpido telefonito con manzanita. Odio el hecho que hayan cambiado el nombre de su compañía de Apple Computer a simplemente Apple porque ya no venden solo computadoras: venden un estilo de vida. Odio que un iMac está hecho para que quede bien con mis muebles Ikea, no para jugar juegos que le expriman el último MHz a mi tarjeta de video. Odio a Steve Jobs. Sí, odio a Steve Jobs. Odio su vestuario repleto de suéteres negros apegados de cuello de tortuga. Odio que se cree un oráculo de todo que está en boga en el mundo de la tecnología. Pero peor tantito, odio a los fans de Apple que lo veneran como visionario, profeta, dios. Generalmente los fans de Apple suelen ser pseudo-marxistas de Starbucks, que por alguna inexplicable razón odian al capitalismo pero alaban a una compañía multi-billonaria que les cobra hasta los calzones por el “privilegio” de poseer alguna de sus porquerías.

He aquí donde entra el iPad.

Un Moisés moderno

¿Alguien sería tan amable de decirme para qué sirve un iPad? Es básicamente un teléfono gigante pero que no puede hacer llamadas. Hmmm. Asi que es básicamente un medio para leer periódicos o checar tu Facebook donde quiera que estés. O para que no te aburras en el metro jugando Paper Toss como idiota. No sirve de nada para cosas productivas (como digamos, usar Office para cosas del trabajo), no corre juegos decentes, no puedes cargarlo en el bolsillo a menos de que seas carpintero, albañil o payaso. Y a cambio de todo esto que (no) puedes hacer, Steve Jobs se embolsa $500 de tus muy merecidos dólares. Con la mitad de esto te compras una laptop media decente (prueba de fuego: ¿que prefieren para un viaje trans-Atlántico, una laptop o un iPad?). Con una décima parte de esto te compras 10 libros que no solo son más entretenidos sino que estimulan tus neuronas en vez de paralizarlas (ya de perdis un Kindle, al menos se ve má respetable).

Mi teoría es que todo esto es un plan macabro de Steve Jobs para destruir por completo la interacción directa entre seres humanos. Digo, Jobs no pinta como la persona más carismática y amigable del mundo (tal vez por aquello de que sería algo perturbante tener un amigo que siempre viste suéteres negros entallados de cuello de tortuga) así que sería entendible que deseara que todo mundo se volviera tan anti-social como él y su legión de fans iDiotas. Con un iPad se elimina la necesidad de escuchar una voz humana, el último vestigio de comunicación interpersonal que la revolución de las tecnologías de información aún no ha destruido. Ni Orwell lo puedo haber visualizado mejor: un mundo en que todos caminamos como zombis con iPads en mano por un panorama urbano minimalista repleto de pantallas enormes donde Jobs nos predica su santo tecno-evangelio y un Starbucks en cada esquina (con Wi-Fi gratuito por si la señal 3G no nos llega).

Como alguna vez dijo Charlton Heston sobre su rifle, diré yo sobre mi PC: “me la tendrán que quitar de mis frías y muertas manos.”

7 thoughts on “El gadget más iDiota

  1. Hay cosas mas estupidas, creeme, la otra vez lei sobre unos zapatos con GPS, con el unico y absurdo objetivo de que tus contactos de Facebook sepan donde estas, que ademas por medio del bluetooth le manda un mensajito de texto a ciertos numeros para decirles donde andas, todo por $150 dolares

  2. Si, es mas también lo podrían usar para que los ancianos y los niños no se extravíen, el pedo es que el guey que los invento lo hizo con el propósito de hacer un pinche gadget inútil, lo de localizar gente perdida, créeme que fue un pinche objetivo ya ni siquiera secundario, fue terciario.

    Ahora que lo pienso creo que hay un gadget aun mas estúpido e inútil, el mismo que invento los zapatos GPS invento unos tenis con unos LEDs en la punta del pie, para que sepas la intensidad de las señales WiFi en lugares públicos todo con el utilisimo e indispensable objetivo de que la gente no te vea checando la intensidad de la señal en la pantalla de tu celular, laptop, iPod, PSP o lo que sea que tengas.

    http://www.techchee.com/2008/06/10/wifi-detecting-sneakers/

  3. Pingback: Tengo el celular mas caro, luego existo… « El Obispo Vengador (The Avenging Bishop's Shrine)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>