Los números no mienten: Mitos estadísticos de la campaña presidencial en México (Parte I)

¿A quién creerle?

Encuestas cuchareadas, cifras sin fuente, números que no cuadran. En esta elección presidencial, al igual que en las anteriores, la estadística se ha convertido en un campo de batalla, aprovechando aquel dicho de que “los números no mienten, pero se puede mentir con los números”. Como economista, es bastante decepcionante ver el poco, por no decir nulo, esfuerzo que hace la gente por checar la validez de las cifras que se le presentan especialmente cuando sonn las que les conviene escuchar. De hecho no hay mejor prueba de la certeza del fenómeno psicológico llamado disonancia congnitiva– básicamente que al ser humano le incomoda la información que no se ajusta a sus nociones preconcebidas – que en el aspecto estadístico. Así que como buen ciudadano, El Ministerio de la Verdad, se toma la libertad de hacer el trabajo que los holgazanes de los candidatos nunca se molestaron en hacer: explicar los números, encontrar las fuentes y desmentir (o confirmar) los mitos.

Mito 1: AMLO endeudó al DF excesivamente

Uno de los argumentos más reciclados durante la campaña anterior fue que AMLO endeudó al DF con su gasto “excesivo” en infraestructura, tal como los segundos pisos del periférico. Es triste ver que este argumento lo siguen aplicando seis años después, aunque también es cierto que a Peña Nieto se le ha acusado de lo mismo. Para encontrar la verdad, El Ministerio consultó los datos de la deuda estatal de la Secretaría de Hacienda, que están disponibles al público y actualizadas trimestralmente (las más recientes son del primer trimestre del 2012 pero usaré principalmente hasta fin del 2011). De acuerdo a las cifras, durante la gestión de AMLO (2000-05) la deuda del Distrito Federal aumentó en un 51.6%. Esto es menor al promedio estatal total de 62.5% por lo que es falso decir que el endeudamiento durante esos seis años fue excesivo. Ojo que la administración de Marcelo Ebrard ha sido aún más austera: solo creció 27.6% en 2006-11, comparado a un promedio estatal total de 144.1%.

Veredicto: Falso. El endeudamiento del DF durante la gestión de López Obrador fue menor al promedio estatal durante ese mismo lapso.

Mito 2: El PRI endeudó a sus estados

Usando las mismas fuentes, podemos ver que en ciertos estados gobernados por el PRI, hubo un aumento estratosférico de la deuda en los últimos seis años. Liderando este endeudamiento está la infame gestión de Humberto Moreira en Coahuila que presidió sobre un aumento de ¡86.9 veces (8,593%)¡. Así es, de pasar de $420 millones de pesos, la deuda del estado norteño se infló hasta una colosal cifra de $36,510 millones. La gran mayoría de esta deuda fue incurrida entre 2010-11 (en 2009 la deuda era de solo $1,562 millones) lo cual levanta sospechas de que fue usada ya esa para enriquecimiento ilícito o para financiar la campaña de Peña Nieto que ya estaba en plena marcha. Pero aunque Coahuila es el estado que mas notoriedad se ha ganado (con justa razón), no es la única entidad priísta que ha visto un alza desmedida en su deuda. Detrás de Coahuila está Tamaulipas, que en el mismo lapso vio su deuda aumentar 14.4 veces. Y luego está Nayarit (10.1 veces), Quintana Roo (6.9) y Veracruz (5.1). El aumento en Zacatecas durante el primer año del gobernador Miguel Ángel Reyes fue enorme, 5.4 veces tan solo en 2011. Si agregamos el primer trimestre del 2012, la cifra sube a 7.1; escandaloso para un gobierno que solo lleva año y medio.

No obstante, cabe mencionar que durante 2006-11 hubo grandes endeudamientos en algunos estados no gobernados por el PRI, aunque ni remotamente a la escala de Coahuila. El estado con mayor aumento de deuda del PAN fue Guanajuato, donde aumentó 4.3. El PRD tuvo su propio “estado problema”, Chiapas, cuya deuda aumentó 16.1 veces al inicio de la administración de Juan Sabines bajo la excusa de que ha sido contratación de deuda con la banca de desarrollo. Michoacán también tuvo un endeudamiento fuerte, de 5.4. Pero fuera de eso, ningún estado del PAN o el PRD tuvo un endeudamiento de más de 3 veces de su nivel en 2006. También hace falta mencionar que, contrario a ciertas acusaciones, Peña Nieto no ha endeudado al Edomex. De hecho en los cinco años de su gubernatura, de 2006-10, la deuda del estado aumentó solo 1.2 veces (19.5%), muy por debajo de la media nacional.

Estados que más se endeudaron 2006-11 (miles de millones)

Aumento (x) 2006 2011
1 Coahuila PRI 89.9 $420 $36,510
2 Campeche PRI 17.9 $56 $1,011
3 Zacatecas PRI 17.2 $216 $3,709
4 Chiapas PRD 16.1 $882 $14,226
5 Tamaulipas PRI 14.4 $783 $11,277
6 Nayarit PRI 10.1 $548 $5,535
7 Quintana Roo PRI 6.9 $1,880 $13,026
8 Michoacán PRD 5.4 $2,811 $15,141
9 Veracruz PRI 5.1 $5,514 $27,938
10 Tabasco PRI 4.5 $639 $2,900
28 Distrito Federal PRD 1.3 $44,086 $55,778
31 Estado de México PRI 1.2 $31,976 $38,578
Nacional 2.4 $160,094 $396,832

Fuente: SHCP (datos de Campeche son del 2007)

Otra manera de medir el endeudamiento es mediante su peso con respecto al PIB. De las 10 entidades con mayor endeudamiento relativo al PIB en el 2011, 7 son gobernadas por el PRI. El primer lugar – sorpresa – es Coahuila, con un 8.6% (comparado a solo 1.7% en 2006). Le sigue Nayarit (6.9%) y Quintana Roo (6.8%) y luego dos estados perredistas, Chipas y Michoacán con 5.7% y 4.6% respectivamente. El estado panista más endeudado es Sonora, con 4.2%. Entre los dos estados de los presidenciables, el Edomex se ubica en el lugar 11 (3.2%) mientras que el DF está en el lugar 18 (2.4%). Ahora bien, el hecho de que la mayoría de los estados del país son gobernados por el PRI hace lógico que tengan también la mayor proporción de los endeudados. Si promediamos el endeudamiento/PIB de los tres partidos, tenemos al PRI con un 3.1%, el PAN con 2.5% y el PRD/Convergencia con 3.4% (media nacional: 2.7%).

Veredicto: Parcialmente cierto. Varios estados priístas han sido los que más han tenido un aumento en su deuda durante 2006-11, notablemente Coahuila. Sin embargo el Edomex ha tenido un endeudamiento muy por debajo de la media y en promedio los estados del PRD son los más endeudados respecto a su PIB.

Mito 3: Los mexicanos estamos mejor que nunca

Gran parte del esfuerzo de Josefina Vázquez Mota es tratar de convencernos de que, económicamente hablando, el país marcha bien y que nunca hemos estado mejor. En contraste, AMLO habla de tres décadas de estancamiento y caída en nuestro poder adquisitivo. ¿A quién creerle? Los datos de JVM parecen confirmar la hipótesis de los economistas Luis de la Calle y Luis Rubio en su controvertido reporte, Clasemediero: pobre no más, desarrollado aún no de que somos un país fundamentalmente clase mediero en cuanto a nuestro estilo de vida, hábitos de consumo, y auto-percepción socio-económica. Si tomamos esos datos por sí solos, parece que no hay duda: la gran mayoría de Mexicanos ahora vive en casas con techo, piso y baño; con televisiones y demás electrodomésticos; que puede tomar vacaciones anuales; que come más carne. De acuerdo a los autores, el hecho de que México es ahora un país de clase media, causó mayor resonancia con el discurso de Felipe Calderón en el 2006 ya que pocos se identificaron con el discurso de “primero los pobres” de AMLO.

Sin embargo, los autores parecen esquivar las causas fundamentales de este “progreso”. A primera instancia esto se debe a que muchos de los productos de consumo que ahora tomamos como un hecho en nuestras vidas son accesibles no porque somos más ricos sino porque son más baratos. Eso es un fenómeno global, y explica como, por ejemplo, el 40% de los hogares en la India no tiene baño, aunque el 90% tiene algún ocupante con teléfono celular. Más aún, esta explicación olvida el factor demográfico, que en los últimas tres décadas ha hecho que los hogares sean más pequeños y por ende, que haya una caída en la tasa de dependencia (menos hijos que mantener). De acuerdo al INEGI, en 1970 y en 1990, el tamaño promedio del hogar era e 4.9 ocupantes, cifra que para 2010 había caído a 3.9. Además, la proporción de hogares con más de un ingreso ha aumento en la medida de que las mujeres aumentan su participación en la fuerza laboral. Esta participación ha aumentado de 19% en 1970 a 41.9% en 2012. Así pues, hogares más pequeños, con mayor fuentes de ingreso equivale a hogares más prósperos aún cuando la economía no haya crecido y los salarios se hayan estancado.

Veredicto: Parcialmente falso. Los hogares mexicanos estamos mejor que antes, pero por causas demográficas y por el abaratamiento de ciertos bienes de consumo, no porque haya habido un aumento en nuestra prosperidad.

2012-06-22 17:06:23

El crecimiento de México vs el de Brasil y Chile

Mito 4: La economía mexicana no ha crecido desde 1982

Una de las líneas más repetidas de la campaña de AMLO es que la economía nacional no ha crecido desde 1982. Aunque tal afirmación se puede prestar a la ambigüedad si se toma de manera literal, queda claro que a lo que se refiere es que en términos per cápita no hemos crecido en las últimas tres décadas (o que hemos crecido a una tasa casi nula). De acuerdo a los datos del Fondo Monetario Internacional, podemos ver que el crecimiento de la economía mexicana ha promediado un 2.2% anual durante 1982-2011. Sin embargo, el crecimiento per cápita (que incluye el aumento en la población) ha sido un miserable 0.6%. Y con todo que durante este tiempo se tuvieron lugar las crisis del 82 y del 94 (ambas durante gestiones priístas), el rendimiento durante la gestión del PAN ha sido peor. Así es, peor. Durante 2001-11, el crecimiento promedio de la economía mexicana ha promediado 1.9% anual (0.5% per cápita) mientras que durante la administración actual de Felipe Calderón (2007-11) el crecimiento promedio ha sido de solo 1.5% (¡y un abismal 0.0% per cápita!). Ya ni hablar del empleo.

Que no nos cuenten que al resto del mundo le ha ido igual de mal. Chile durante 1982-11 ha crecido a un ritmo de 4.6% anual y un 3.1% per cápita. Y Brasil, con todo y que también tuvo dos décadas de estancamiento a partir de la crisis de la deuda y un periodo de inflación estratosférica, ha crecido a una tasa promedio de 2.8% anual y un 1.2% per cápita (y de 2001 hasta la fecha ha aumentado a 3.6% anual y 2.3% per capita). Y luego se preguntan porqué hemos perdido liderazgo regional cuando tenemos una de las economías más letárgicas de Latinoamérica con todo y NAFTA.

Veredicto: Cierto. En términos per cápita el crecimiento de la economía mexicana ha sido de 0.6% desde 1982 y 0% durante la administración actual.

En el próximo post, discutiré los mitos de la competitividad y la pobreza de los estados, de las reducciones salariales del sector público, y del gasto en subsidios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>