¿Está photoshopeado el recibo de Soriana?

Se ha dicho mucho sobre el famoso recibo de Soriana donde se aprecia un rubro denominado “Beneficios PRI”. Si bien hay que poner en duda toda “prueba” que fácilmente podría ser photoshoppeada (como por ejemplo, las de los supuestos “hackeos” de Anonymous al IFE), la del recibo ha causado bastante conmoción. En lo personal, no niego que podría ser falso: un buen diseñador gráfico podría falsificar cosas mucho más complejas que un recibo. Sin embargo, me he percatado que dentro de ciertos circulos anti-izquierdistas está circulando una imagen donde se prentente comprobar que la imagen es falsa. Ahora bien, no soy diseñador gráfico aunque mi conocimiento de Photoshop está muy por encima del promedio de la mayoría de los mortales. Analizando la imagen, he llegado a la conclusión de que no hay evidencia de que sea falso y que las razones por las que se afirma que es falso no pasan la “prueba del zoom”.

Aquí les dejo las pruebas:

Mi voto: Andrés Manuel López Obrador

Está de moda hacer pública nuestra intención de voto. Así que aquí voy yo:

A diferencia de elecciones pasadas, no fue muy difícil decidir quién merecería mi voto esta vez: Andrés Manuel López Obrador. Aunque muchos de ustedes conocen (o deducen) mis inclinaciones ideológicas, tal vez les sorprenderá saber que esta es la primera vez que voto por Andrés Manuel, o por el PRD en general. En el 2000 – las primeras elecciones en las que pude votar – di mi “voto útil” por Vicente Fox por la misma razón que muchos izquierdistas lo hicieron: con todo y sus defectos y con todo y la brecha ideológica que nos separa con el PAN, era preferible a que el PRI se mantuviera en el poder otro sexenio más. Con todo y que la administración de Fox fue un fracaso colosal, no me arrepiento de ese voto aunque tampoco me enorgullece mucho saber que voté por uno de los presidentes más ineptos de nuestra historia.

¿En serio quieren más de lo mismo?

En el 2006 mi voto fue para Patricia Mercado, quien estaba más alineada con el estilo de izquierda progresista con la cual me identifico, y con la que AMLO me dejaba un tanto incómodo. Si bien nunca me creí la estúpida retórica de que era “una amenaza para México” (nada durante su gestión como Jefe de Gobierno del DF me hizo pensar eso), tampoco he estado 100% por ciento convencido de sus políticas económicas. No obstante, es el único candidato que ha puesto la lucha contra la corrupción y los poderes fácticos como principal punto en su agenda. Yo siempre he pensado que la mala política – no la mala economía – es lo que ha dejado estancado a México, y el candidato que se preste para en romper este ciclo de corrupción y clientelismo que tiene a nuestro país sumido en la mediocridad siempre tendrá mi voto.

En el 2012, ese candidato fue sin duda Andrés Manuel. A sus contrincantes, que tanto hablan de combatir monopolios y sindicatos, simplemente no les creo porque no han hecho nada para hacerme pensar que sus intenciones son genuinas. Al PAN se le hizo más cómodo intentar gobernar junto a esos intereses, en vez de combatirlos. Y el PRI, simplemente no sabe gobernar sin estar atados a ellos porque es el mismo partido que los creó. Votar por el PAN y por el PRI, entonces, sería traicionar el mismo ejercicio democrático de votar si implica seguir promoviendo el sistema político cuasi-feudal que tenemos. Continue reading